Reto Literup 1: Rosa de los vientos

rosa pirata

 

Estruendo, junto con un penetrante olor a humo. Un nuevo estruendo acompañado con un olor humo aún más fuerte. Las olas se agitaban con cada nuevo ruido, lo que provocaba que pareciera embravecido aunque había un clima tranquilo, ni una sola nube en el cielo.

—¡Muévanse, ratas de alcantarilla! —se escuchaba a alguien gritar con irritación, pero sus palabras era ahogadas por nuevos estruendos.

Dos barcos, ambos con una Holy Roger en sus mástiles, se enfrentaban en alta mar a punta de cañonazos y maniobras navales arriesgadas. Su visibilidad era completa, por lo que ningún bando llevaba las de ganar, sus fuerzas también eran equilibradas ya que era un enfrentamiento uno contra uno. Todo se decidiría por la habilidades del timonel de cada nave.

Ambas embarcaciones se encontraban frente a frente. Una de ellas trataba de sacar la mayor ventaja por estar a barlovento disparando todas las balas de cañón que tenían disponibles en el menor tiempo posible; mientras que la otra nave intentaba realizar una virada para posicionarse en mejor posición a medida que iba disparando cañonazos de tanto en tanto, dando prioridad a la puntería antes que a la rapidez.

Los combatientes sabían que debían sacar ventaja de donde pudieran, ya que a quienes perdieran se le sería arrebatado todo, incluso la vida.

***

Estruendo, junto con u penetrante olor a humo. Un nuevo estruendo acompañado con un olor humo aún más fuerte. Las olas se agitaban con cada nuevo ruido, lo que provocaba que pareciera embravecido aunque había un clima tranquilo, ni una sola nube en el cielo.

—¡Muévanse, ratas de alcantarilla! —se escuchaba a alguien gritar con irritación, pero sus palabras era ahogadas por nuevos estruendos.

Dos barcos, ambos con una Holy Roger en sus mástiles, se enfrentaban en alta mar a punta de cañonazos y maniobras navales arriesgadas. Su visibilidad era completa, por lo que ningún bando llevaba las de ganar, sus fuerzas también eran equilibradas ya que era un enfrentamiento uno contra uno. Todo se decidiría por la habilidades del timonel de cada nave.

Ambas embarcaciones se encontraban frente a frente. Una de ellas trataba de sacar la mayor ventaja por estar a barlovento disparando todas las balas de cañón que tenían disponibles en el menor tiempo posible; mientras que la otra nave intentaba realizar una virada para posicionarse en mejor posición a medida que iba disparando cañonazos de tanto en tanto, dando prioridad a la puntería antes que a la rapidez.

Los combatientes sabían que debían sacar ventaja de donde pudieran, ya que a quienes perdieran se le sería arrebatado todo, incluso la vida.

***

batalla del mar

Al barco enemigo no le tomó demasiado tiempo acercarse al “Verde Esperanza”, a pesar de todos los esfuerzos que hizo la tripulación de alejarlos de la popa.

Cuando la nave estuvo cerca, Artos pudo leer su nombre en el costado. “Destripador” era el nombre de la nave y que no dejaba atisbo de duda ante sus intensiones. Saquear y matar.

Artos dejo de disparar el cañón. A esa distancia, ya las balas no servían para nada y solo pondrían en peligro a ellos mismos, ante una posible explosión de esquirlas de madera.

Al ver que ya no eran necesarios, Miguel y Lorenzo dieron un paso al frente con la intensión de ir donde el resto de los piratas, lugar donde esperarían el arribo de sus enemigos. Pero Artos no se los permitió.

—Pronto habrá sangre para todos —dijo el hombre—. No se apresuren a su muerte.

Los muchachos se miraron entre si y luego lo observaron. El hombre no supo que vieron en su expresión, pero al parecer fue eso lo que les decidió a hacerle caso.

Sus compañeros piratas comenzaron a gritar insultos y bravuconadas hacia la barco que se acercaba para hacer salir pronto a sus enemigos, pero estos solo los imitaron sin lanzarse a un ataque a ciegas. No iban a arriesgarse al abordaje hasta que su nave estuviera lo más cerca que se pudiera sin arriesgarse a chocar.

Aun así, Artos tuvo un mal presentimiento de esta batalla, la sonrisa cruel de los enemigos le daba a entender que no tendrían piedad con nadie, porque nadie lo había tenido con ellos antes. Eran seres que ya no creían en su propia humanidad.

Tomo cerca de diez minutos para que los barcos estuvieran dispuestos, pero fueron la tripulación del “Destripador” los que reaccionaron primero, lanzándose a un ataque furioso y feroz. Siendo detenidos apenas por los piratas que les esperaban.

***

El entrechocar de los aceros no se hicieron esperar. El empuje de la tripulación enemiga fue muy parecida al entrechocar del mar contra la roca, por lo que era muy poco probable que sus compañeros pudieran detenerlos por mucho tiempo.

Y así fue. La presión fue demasiado fuerte para la primera linea de defensa y pronto sus contrincantes inundaron toda la cubierta, donde la batalla se hizo generalizada.

El hombre y los dos muchachos se vieron rodeados, por lo que se vieron en la necesidad de rechazar a todos los atacantes que intentaban hacerse con el cañón detrás suyo. En eso, uno de los piratas enemigos se dispuso a lanzar una estocada hacia los muchachos, los que pensó eran una presa fácil, pero el arma de Artos se interpuso en el ataque con los que cubrió a sus protegidos.

Ambos piratas estuvieron forcejeando, Artos tuvo que tensar todos sus músculos para que su atacante no ganara ventaja. Era muy fuerte.

En eso el pirata hizo una mueca de dolor que desconcertó a Artos y acto siguiente cayó al suelo, desvanecido. A su lado, se hallaba Miguel con rostro consternado y su arma cubierta de sangre, el chico le habia lanzado una estocada en el abdomen.

—¡Cuidado! —grito Lorenzo, al ver que otro pirata se decidía a atacarlos.

Artos no tuvo tiempo de consolar al muchacho por su primera muerte, había que salir de esa batalla primero, ya después se lamerían las heridas. Interceptó a su nuevo enemigo el cual eliminó con unas cuantas estocadas rápidas y una daga bien puesta en el cuello.

—¡Vayan bajo cubierta! —ordenó Artos a los muchachos, quienes peleaban juntos contra otro pirata, al que dejaron bajo combate— ¡Protejan los tesoros y las armas!

Los muchachos asintieron y se alejaron mientras el hombre vio como esquivaban todo lo que interrumpiera su carrera. El pirata suspiró aliviado, esperaba que con esto sobrevivieran aunque sea un par de horas más.

Ya más tranquilo por la suerte de esos dos, volvió al combate.

***

El combate recrudecía por momentos. Parecía que nunca dejaban de salir más y más piratas desde la embarcación enemiga, a la par que la resistencia de sus compañeros de armas se hacia cada vez menor.

Artos peleaba con un marinero que parecía muy duro. Llevaban varios minutos intercambiando golpes, pero el hombre parecía no cansarse. Artos comenzaba a sentirse desesperado.

Es curioso lo que se observa en los momentos de adrenalina pura. Artos, quien pensaba que sus minutos de vida estaban contados, trató por todos los medios de generar alguna ventaja que le diera la victoria. Mientras tanto, sus ojos se desviaron a la extraña marca que su enemigo tenía a la altura del cuello.

Enfocando la vista en este lugar se dio cuenta que era un tatuaje, el cual mostraba una rata con un trozo de carne en la boca y que estaba rodeado por espadas curvadas formando un circulo.

Al fin sabía quien los atacaba. El tatuaje era el emblema de un grupo de piratas llamados “Los Rastreros”, los cuales se dedicaban a saquear a cualquier barco que estuviera solo. No les importaba si era de otro grupo de piratas, o un grupo de marinos o algún barco mercante, cualquiera les servía para saciar de hambre de riquezas.

Este grupo era despreciado por todos los piratas, ya que rompía todos los acuerdos intrínsecos a la vida del mar y la pirata. Por otro lado, la cabeza de cualquier “Rastrero” era muy bien pagada, tanto por los marinos como por los piratas, así que capturar alguno —vivo o muerto—, era un buen botín para cualquiera.

***

El saber que podría tener una buena recompensa si salía vivo de esta, elevó las expectativas de Artos a niveles inimaginables. Como si fuera ungido por los dioses del mar, el hombre se sintió lleno de energía y comenzó un ataque furioso contra su oponente al que despachó en solo un par de estocadas.

Dos o tres ilusos trataron de pararle, pero solo lograron aumentar la cantidad de muertos a sus pies. En el transcurso de esas pequeñas escaramuzas, las tornas de la batalla habían cambiado. Ahora era los atacantes los que parecían superados y cansados, aunque aún eran más que los defensores debido a la carga inicial que había cobrado la vida de muchos de sus compañeros.

Cada vez más enfadado y resentido, Artos atacó al primer desconocido que vio sin mayor aviso que un especie de grito de guerra acompañado por una carga ciega. Con este nuevo enemigo, se enzarzaron en una batalla que parecía bien equilibrada, los mandobles iban y venía creando una danza que les llevo hasta la proa del barco, donde también se libraba una batalla.

Artos a pesar de su furia, sintió un ligero dejavú. Las maniobras le resultaban familiares, de un pasado que tenía guardado muy profundo en la memoria y que en esos momentos intentaba salir a flote.

—¿Artos? —pregunto su contrincante observándolo con los ojos muy abierto y una actitud tan sorprendida que con dificultad podía ser fingida.

Artos se desconcertó ante el reconocimiento de su enemigo. Ambos bajaron las armas y el hombre miro a su contrincante de arriba a abajo concentrándose en sus ojos.

—¿Zola? —preguntó al reconocer esos ojos miel que lo habían acompañado toda su infancia— ¿Eres tú Zola? ¿Pero que haces aquí? —preguntó espantado.

***

—Es una larga historia, mi amigo —dijo el hombre, mientras dejaba su arma a un costado y le daba un fuerte abrazo que Artos correspondió con emoción.

El hombre se sentía consternado, una de las razones por la que se fue del pueblo era para encontrar a su mejor amigo, el que había salido un par de años antes, aburrido de la rutina. Como el mismo decía, necesitaba acción.

Mientras observaba a su antiguo camarada, se dio cuenta que había cambiado mucho y una voz interna en su cabeza se pregunto “¿Como saber si de verdad era Zola?”. Trato de hacer caso omiso a su natural desconfianza, pero esta le había salvado de varios peligros. Nunca estaba demás ir sobre seguro.

—¿Cuanto tiempo ha pasado? ¿Hace cuanto que no nos vemos? —preguntó el hombre en tono casual, mientras tomaba una postura relajada aunque con la mano sobre el mango de su puñal
—Déjame pensar —dijo el otro hombre—. Si no recuerdo mal, me fui cuando tenía 16 de la aldea, así que deben haber pasado once años —anunció.

El pirata sonrió con sinceridad. Entonces, si era su Zola, recordaba como si hubiese sido ayer el momento en que el adolecente de ese entonces llegó a despedirse a su casa, prometiendo que volvería a buscarlo cuando la fortuna le sonriera.

En ese tiempo, el joven Artos era muy impaciente y al cabo de dos años de no verlo llegar, el también salio de su aldea en busca de una riqueza, que hasta ese momento se le había estado escurriendo de los dedos.

—Hace algunos años pase por la aldea —dijo Zola, como respondiendo a los recuerdos de su amigo—, pero tu madre me dijo que habías salido hace años, pero que no habías vuelto.
—Es una larga historia también —dijo el hombre un tanto avergonzado.

En eso dos hombres desde distintas direcciones, enarbolaron sus armas contra los amigos recién reencontrados, quienes con un par de movimientos dejaron a sus nuevos contendientes en el suelo inconscientes.

***

Artos miró a los hombre en el suelo y algo en el estomago se le revolvió, empezaba a estar cansado de esa vida en donde se arriesgaba su cuello un día porque si y al otro también, solo por un puñado de monedas.

Zola y él se miraron, ambos suspiraron al mismo tiempo.

—Parece que la pelea tiene para bastante tiempo —dijo Zola con tono ligero.
—¿Cómo es que hemos terminado así? —preguntó Artos sin poder evitarlo— ¿Qué hicimos mal como para tener que encontrarnos como enemigos? —habló con algo de resentimiento en la voz.
—Malas decisiones mi amigo —dijo Zola, resignado—. En mi caso, lo que más me interesaba era salvar la vida para volver a verte —se sinceró

Artos observó a su acompañante con intensidad, era lo mismo que él sentía, siempre había tenido la esperanza de ver a su compañero de aventuras una vez más, pero eso no ayudaba al dilema al que se enfrentaban ahora. Si su grupo ganaba era seguro que mataban a todos incluyendo a Zola, y si era la gente de Zola la que ganaba, el ya podía irse despidiendo de ver la luz del sol.

—¿Cómo salimos de este enredo? —pregunto Artos, pero no pudieron conversar más porque otro grupo de enemigos se acercó para enfrentarse a ambos.

***

Se deshicieron de sus nuevos enemigos en un par de minutos y sin mayores heridas que un par de tajos en los brazos o en la cara, pero de todas maneras fue un enfrentamiento arduo ya que ambos se encontraban sin aliento.

—Me cansé —anunció Zola con tono duro—. Ya estoy hastiado de ser pirata. Me voy —anunció con voz entrecortada
—Como si fuera tan fácil —dijo Artos, luego de respirar profundo y recuperar el aliento.
—Lo es, si me ayudas —anunció su amigo con mirada confiada.
—¿A que te refieres? —preguntó Artos.

Zola le explicó su idea, Artos escuchó atento y poniendo reparos en ciertas partes del plan que parecían dejar demasiado las cosas a la suerte. Zola modificó estas con ayuda del conocimiento de su amigo y cuando ambos estuvieron de acuerdo, unos diez minutos después, pusieron manos a la obra.

***

Zola y Artos se dirigieron al centro de la cubierta del barco, combatiendo. Su idea era pasar desapercibidos entre la ola de atacantes y defensores, ambos bandos reconocían a parte de su tripulación por lo que la pantalla funcionó de maravilla.

Con una coreografía simple, lanzando estocada que un par de veces hicieron que los amigos se hirieran debido a movimientos mal calculados o por intervención de terceros, avanzaron por el barco. Las heridas accidentales, de hecho hicieron que su pelea fuera más creíble para lo que ellos pretendían.

Se dirigieron a babor, donde Artos le había comunicado a su amigo que estaban los barcos de remos, los que no eran visibles por estar tapados por la cabina principal. Cuando llegaron se encontraron solo con cuerpos tirados en el suelo, los dos hombres dejaron de combatir y suspiraron con alivio.

Zola se quedo desamarrando el bote, mientras Artos se dirigía a la cocina del barco, que se encontraba bajo cubierta para robar un poco de comida y agua. Para su escape era necesario tener un par de provisiones.

Cuando llegó a la parte baja de la nave, se encontró con una masacre. Los “rastreros” se había tratado de introducir a la zona de carga, pero un grupo de defensores le esperaban. Ahora todos yacían muertos en en el suelo, incluidos Lorenzo y Miguel.

Al ver esto, Artos se sintió culpable y sus ojos amenazaron con llenarse de lágrimas, pero con un brusco movimiento de su brazo las detuvo antes de que se hicieran presente. Dejando de lado sus sentimientos, se introdujo en la cocina, donde no había nadie.

Busco lo que necesitaba y elaboro un atado con algunos paños de cocina de tela tosca. Corrió de vuelta al bote, donde Zola combatía con uno de sus compañeros. Después de unos segundo de duda, el hombre decidió que hacer.

En silencio, Artos se acercó por detrás de su compañero de tripulación y con el canto de su arma lo noqueó en la cabeza. Y Zola al verlo suspiro de alivio, mientras el hombre se introdujó en el bote para iniciar la huida.

Zola comenzó a bajar la pequeña embarcación un poco, pero al momento siguiente pareció cambiar de idea y se alejo de los aparejos.

—Zola, Zola —llamó Artos en susurros.

El hombre se asustó, pensando que su amigo se había arrepentido o que todo esto había sido una estratagema en su contra. Después de todo llevaban años sin verse y la gente puede cambiar.

Pero momentos más tarde, Zola hizo su reaparición y el pirata se arrepintió de su desconfianza. Su amigo saltó a la barca, la que se bamboleó ante el nuevo peso añadido y a lo brusco del movimiento. Luego ambos comenzaron a bajar el bote.

Nadie pareció darse cuenta de lo que ambos planeaban.

***

—¿Porque te devolviste? —preguntó Artos
—No podía permitir que nos descubrieran o persiguieran —dijo Zola— Comencé un incendio en los dos botes que quedaban. Cuando se den cuenta, pensaran que el tercero se quemó y que los dos nos perdimos en el mar durante la batalla.
—Bien pensado —aseguró Artos conforme con su explicación.

Remaron con todas sus fuerzas, porque aunque estaban en el bote eso no significaba que nadie se diera cuenta de su escape, sobre teniendo en cuenta que la visibilidad del día era la mejor. Debían avanzar lo más rápido que pudieran, para ser un punto en el horizonte para cuando todo se calmará y pudieran detenerse a otear el mar, sea quien fuese el que ganara.

Media hora estuvieron remando con la única meta de alejarse de la vida que llevaban hasta el momento, en eso un estruendo llamó su atención. Se dieron vuelta —ya que le habían estado dando la espalda a la batalla siguiendo la corriente para alejarse más rápido—, y otro estruendo más fuerte dejó ver llamas en el “Verde Esperanza” y unos minutos después, el resto de la nave se incendiaba con velocidad.

El “Destripador” trató de alejarse del barco incendiado, pero fue muy lento. Una tercera explosión, lanzó una enorme cantidad de brazas a la nave de los rastreros y esta comenzó a incendiarse a una velocidad mayor que el de su contricante. Una cuarta explosión les indicó a los hombres fugados que el fuego había alcanzado la bodega de pólvora del barco atacante.

Ambos ex-pirata se miraron con un dejo de tristeza en sus miradas, pero no dijeron palabra. Solo tomaron los remos de nuevo para alejarse de los barcos destruidos.

FIN

Jane Eyre: la epopeya de una mujer independiente.

Como lo he estado haciendo en algunas entradas anteriores, hoy toca hablar sobre uno de los libros que más veces he leído y que es —obviamente— uno de mis preferidos: Jane Eyre.

Jane Eyre libro
Este libro es un clásico de la literatura inglesa, fue escrito por Charlotte Brontë (hermana de la autora de “Cumbres Borrascosas”) y trata sobre una huérfana que de niña, es maltratada psicológica y físicamente por la familia de su tío, quien falleció tiempo después de adoptarla. De esta manera, queda de tutora la esposa de este tío quien tenía un carácter muy diferente al de la niña y por ello no perdía oportunidad para hacerle sentir inferior. Luego, cuando la tensión entre la protagonista y su pariente llegó a un grado extremo, la chica es trasladada a una escuela de caridad en la que pasa muchas privaciones, debido al avaricioso hombre que trabajaba como sostenedor, y es allí donde la protagonista encuentra y pierde a su mejor amiga.
Y esto es solo la historia de su infancia, porque llegado el punto donde la trama salta varios años y la niña, que se transformó en una mujer de 18 años, decide que quiere ser independiente por lo que encuentra un empleo de institutriz de una casa acomodada, en donde se enamora de su jefe quien guarda un enorme secreto. Y hasta aquí dejo la historia que sigue con muchas más trama y giros argumentales que te dejan pegado al texto, pero no les resumiré más por si les apetece leer este clásico.

Jane Eyre movie
Como ven esta novela es una de las resume muy bien el drama y el romanticismo de la época. La trama no sale de los estándares de los escritores ingleses del periodo, pero es un buen ejemplo de como una narración en primera persona con un personaje carismático puede llamar mucho la atención y convertirse en un enorme éxito. Además la lectura es ligera y solo dificulta la dificulta el vocabulario algo rebuscado para lo que se utiliza hoy.
Para mi fue una lectura importante en mi preadolecencia, ya que me enseño que en la literatura también se pueden encontrar mujeres fuertes e independientes que no esperan a que un príncipe azul las venga a rescatar de su prisión (que puede ser tanto física como psicológica) si no que ellas mismas tienen el empuje para liberarse. Era algo muy diferente a lo que veía en las películas de Disney en mi niñez y era más cercana a mi realidad, debido a que crecí relacionándome con mujeres fuertes en diferentes ámbitos de la vida.
Por otro lado, es interesante constatar como hay ciertas cosas que a pesar de los años no cambian: el hecho que una pequeña sea maltratada, nos llama a la compasión y a la empatía, el amor tortuoso que siente por su jefe de mayor edad y de un estatus mucho mayor nos atrapa y los misterios que se van revelando a medida que avanza la trama nos tiene pendiente de la historia y (a mi en particular) me cuesta mucho soltar el libro cuando lo empiezo a leer.
Ojala que lean o hayan leído el libro, es una buena historia.
Pregunta del día: ¿Cuales han sido los personajes de carácter fuerte que más les ha gustado? No tiene porque ser mujer.
Nos leemos

¡Mi reino por un buen esquema!

NOTA: Primero disculparme por no haber realizado entradas ni el lunes ni el miércoles, la verdad es que viajé y como no estoy tan acostumbrada a llevar un blog, pues calculé mal las publicaciones… y las distracciones del viaje. Bueno, mejor entremos a lo que nos ocupa.
Volviendo al tema de “lo que necesitamos los escritores”, en entradas anteriores hemos hablado de las ideas y de los personajes, describiendo su importancia en una historia. Hoy toca comentar un poco sobre el esquema de una historia que son las lineas generales de un escrito y que hacen que tengamos en “cintura” una historia.
Como dije antes, el esquema es el desarrollo de una historia contada de manera simple; no es la historia propiamente tal, si no más bien el entramado o esqueleto, que puede ir cambiando a medida que avanzamos en el primer borrador de nuestra novela. La importancia del esquema es que te da limites para escribir, es un resumen de las tres partes más importantes de una novela (inicio, nudo y desenlace) y te deja entrever cual es el mejor tipo de narrador para la historia que estas contando.

Estructura Narrativa.jpg

Imagen Extraída de http://texxxto.blogspot.cl

Hay diferentes tipos de esquemas, desde aquellos muy detallados donde te describen todo, que es casi un borrador, y otros que no son más que meras notas adheridas a alguna pizarra, creando una especie de mapa metal de los personajes y su interacción en la historia. El problema del primero es que al requerir tantos detalles te demoras mucho en confeccionarlo —casi tanto como la novela en si—, y te coarta bastante la improvisación a medida que vas escribiendo; el segundo, es muy rápido y te permite escribir casi de inmediato el problema es que al ser tan simple, podemos encontrarnos que no poseemos la información necesaria para desarrollar la idea y quedarnos estancados más de una vez a lo largo de la escritura, ya que tampoco es tan bueno dejar todo a la improvisación.
Mi recomendación personal, es que ocupen algo intermedio, un esquema que de cierto margen a la improvisación pero lo suficientemente completo como para que no les falte material de referencia para alguna situación importante. Tienen que analizar cual es su mejor forma de trabajo, si con “sinopsis”, “lluvia de ideas”, “mapas mentales”, “escaletas básicas” o todas las anteriores.
En lo personal, yo utilizo todo. Pruebo con las más técnicas más simples, si no quedo conforme pruebo con técnicas de mayor complejidad hasta que encuentro la ideal. Tal vez se pierda mucho tiempo, pero también tiene como ventaja que le estas dando vueltas a la idea en tu cabeza mil veces y lo ves con diferentes ángulos, al final te decantas por algo que esta más que digerido.
Pero como dije esto es solo una recomendación, pues cada uno debe confeccionar los esquemas que más les facilite la tarea de escribir, porque si eres una de esas personas que les resulta más fácil avanzar con el impulso inicial el hacer un esquema muy detallado puede resultar agobiante y si por otro lado, eres de las personas que no te gusta avanzar a ciegas, el hacer notas simples solo te dejaría un sentimiento de inseguridad demasiado patente.
Si no sabes que tipo de escritor eres, es mejor que pruebes con varios formatos y decidas el que te de mejor resultado.

Pregunta del momento: ¿Has probado técnicas de planificación narrativa? ¿Cuales? ¿Como te han funcionado?
Nos leemos.

Fire Emblem: Semillero de personajes carismaticos

Además de ser una joven (tampoco tan joven) profesional con el oficio de escritora, soy una amante de los juegos en general (vídeo, de tablero, rol) como deben haberlo intuido por la entrada anterior sobre juegos. Y en parte se debe, en que en más de algún juego, me he encontrado ante la perspectiva de tomar un par de aspectos o ideas que más me han gustado para desarrollar una historia diferente, algo que pudiera considerar mio y que me fuera interesante de leer.

Fire emblem

Con esto en consideración, les cuento que hace algún tiempo atrás estuve jugando uno de los tantos Fire Emblem. Para ponerles un poco en contexto, esta saga de juegos que viene saliendo desde principios de los noventa (para la consola NES) y a su haber tiene 15 títulos lanzados hasta el 2017 (y al parecer iban a lanzar otros tres juegos más, pero no es algo que venga al caso). Su genero es de rol Táctico, por lo tanto, es un juego de escenario en cuadriculas, en donde vas moviendo diferentes unidades para que ataquen a los enemigos.

fire emblem gameplay

Esto no sería nada interesante para un prospecto de escritor, si no fuera por que en esta saga, la mayoría de las “unidades” son personajes con nombre, apellido y personalidad, las cuales son muy interesantes dentro del estereotipo de personaje (al menos en el Fire Emblem Fate que ha sido el último que he jugado). Uno de los aspectos que le da más credibilidad —y que hace que el juego sea el doble de difícil que un táctico normal—, es que los personajes que mueren, se quedan muertos y ya no se puede interactuar con ellos, lo que lleva a que pases hora de tu vida intentado que todos sobrevivan.

Volviendo al tema de los personajes, en este juego tenemos protagonistas y antagonistas con personalidades y motivaciones, que chocan con las personalidades y motivaciones de sus aliados y sus enemigos, por lo que podemos encontrarnos con diferentes tipo de reacciones —algunas más exageradas que otras— a las que podemos echar mano a la hora de crear personajes para nuestras historias.

No estoy diciendo que debas copiar las personalidades, sino los tipos de reacciones que podrían darse en una determinada personalidad. Un ejemplo de ellos es lo siguiente:

En el juego que jugué, los personajes aliados, se unen en relaciones amorosas y conciben hijos, los cuales pueden ser usados en el juego (después de cumplir ciertos requisitos). Dos de estos hijos tienen personalidad por completo diferentes; uno de ellos es una chica oscura que le gusta lanzar maldiciones a la gente, pero que es agradecida ante la ayuda de los demás (en su extraña y loca manera) y el otro es un muchacho inocente, lleno de alegría y amable, pero que es muy dependiente de sus padres. Ambos son polos opuestos y al hacerlos interactuar, al principio el chico vio con asombro las habilidades para maldecir de la chica y la chica parecía muy interesada en la buena relación que el chico tenía con sus padres (muy diferente a la suya), pero nada más. Como ustedes comprenderán con el paso del tiempo y de relacionarse más, ambos se convirtieron en buenos amigos, descubriéndose otros aspectos de la personalidad de ambos, logrando de una manera medianamente creíble de interacción de polos opuestos.

Y este es un ejemplo algo burdo. El punto es que, este es uno de esos juegos donde puedes encontrar buenos personajes y bien elaborados, algo más profundos que la media y de donde puedes sacar una buena inspiración.

Es el momento de la pregunta: ¿Qué juego(no importa el tipo) recuerdan con más cariño? ¿Porque?

De mi infancia, recuerdo un juego que se llamaba “Tombo”,era con una pelota que lanzaban al aire, mientras el resto de los jugadores tenían que correr de base en base (como el béisbol) antes de que el que tenía la pelota la recogiera y te golpeará con ella. Me gustaba porque todos salían a jugar cuando alguien decía “¡Juguemos al Tombo!”

Nos leemos

La evolución de un escritor adolescente: Ciclo del Legado

Me supongo (aunque puede que me equivoque) que muchos dirán que esta saga de fantasía heroica no entra dentro de sus favoritas o que prefieren leer a otros autores de este mismo genero, ya que hay ciertos aspectos en esta historia que no están muy bien trabajados; mientras muchos otros, me dirá que en realidad ni siquiera pasaron del primer libro ¡Que gran error! Se han perdido de una muy buena herramienta de estudio.

legado paolini.png

No lo digo porque crea que esta saga sea la mejor del genero o que porque crea que Paolini no cometió varios errores en parte de la creación y narración de la historia y de su mundo, sino porque es un material excelente para tener un ejemplo de como se puede crecer como escritor.

Algunos me dirán que todos los autores muestran en mayor o menor medida su maduración como escritores dentro de sus obras, pero con ningún otro autor lo he visto de manera tan palpable como lo fue con las cuatro novelas que completan esta saga. Entre libro y libro se pueden vislumbrar tremendas mejoras.

En el ciclo del Legado (o The Inheritance Cycle, en ingles que me gusta más) cuenta con cuatro libros: Eragon (que tuvo una película, que considero mala pero esto es solo mi opinión personal), Eldest, Brising y Legado.

En el primero se nota bien a las claras lo joven que era Paolini cuando lo escribió (tenía 16 años); sus personajes son algo planos, en los protagonistas las cualidades proliferaban como insectos en primavera y los antagonistas era “oscuros” y difusos a falta de una definición mejor. Sus escenarios era detallados y lleno de características, de las cuales el lector se enteraba de sopetón, pero aún así la trama resulta muy atrayente.

No puedo dejar de mencionar que siento que Paolini, pensó mucho en el mundo que creo incluso antes de escribir el primer libro.

El segundo libro (Eldest) tuvo una considerable mejora en el desarrollo del argumento y de los personajes, tanto los conocidos como los nuevos que se fueron agregando poco a poco, al parecer el autor se dio cuenta de sus más grandes fallos y trabajó todo lo que pudo para mejorarlos.

Brising, en cambio, pareció un considerable esfuerzo por parte de Paolini de reunir todas las tramas, que comenzó en los anteriores libros, en una sola y algo más compleja tratando de eliminar con situaciones plausibles todos los cabos sueltos. Cosa que no es para nada fácil. Tampoco estoy convencida de que lo haya logrado del todo.

En el último libro, El Legado, por fin se presenta al “Jefe final” (o “Big Boss” para los que son más bilingües) el cual se había mantenido hasta ese momento en las sombras, dando la sensación de un mal omnipresente que se mantuvo durante toda la narración, al cual terminan por eliminar de una forma un tanto abrupta para mi gusto. Aquí termina la historia.

A decir verdad, en mi opinión personal, este último libro resultó algo confuso y creo que en algún punto la inexperiencia de Paolini le jugo una mala pasada, ya que trato de dejar la historia más redondeada posible, pero termino por alargar la historia de un forma un tanto forzada.

No importando si esta saga te gusta o no, es un hecho que la historia y ambientación son buenos. También es cierto que en un principio se notaba que el autor se encontraba en la adolescencia (levante la mano quien leyó algo que escribió en esa época y termino diciendo “¿Cómo pude haber escrito algo como esto?”), pero para mi es un excelente ejemplo como un escritor puede evolucionar a base de escribir, tratar de mejorar y tener una atención especial en los detalles.

Ahora la pregunta que me gustaría que pensarán ¿Cual escritor creen que es un buen motivo de estudio para aquellos que empezamos en esto?

Nos leemos

Creación de personajes

Siguiendo con el tema de antiguas entradas, en las que ya hablé de las ideas y de la posibilidad que tenemos de inspirarnos en lo que sea. Hoy quisiera tocar el tema de la creación de personajes.
Nueva Ficha de personaje Blog Escrita.jpg

Imagen sacado del blog “Punto y seguido”, si quieren leer el articulo que es muy completo, pinche aquí

Haciendo el paralelismo con la cocina, si la idea es el ingrediente principal de una historia, sus personajes son el condimento que la hace más sabrosa (ojo: que esto es importante sobre todo para las historias largas). El crear personajes creíbles, coherentes y tridimensionales es una de las tareas más importantes al comenzar al elaborar una historia. Pregúntense ¿Como podrían hacer una historia seria de terror o de suspenso si en ella tenemos demasiados personajes caricaturescos? El definir el nivel de complejidad y de temática de la historia, depende en gran medida de que tan bien elaborados estén los personajes .
Cada personaje debe tener una identidad propia, debemos tener claro desde su aspecto físico hasta como reaccionaría a ciertos acontecimientos. Por otro lado, nos encontramos con la problemática de que si son muchos personajes interactuando en una misma escena, el tener empatía con cada uno de ellos se hace complicado, si no se conoce a fondo las motivaciones de cada uno de ellos.
Es por eso, que en todas las recomendaciones que he leído te hablan de crear fichas de personajes, lo que sirve de ayuda memoria para cuando estas desarrollando las distintas tramas en historias largas. En las historias cortas no es tan imprescindible, ya que no suele interactuar demasiados personajes y es más fácil conectarlos con el evento del que escribes, aunque si lo haces también puede ayudarte ha hacerlo más creíble.
Las características que debe tener una ficha de personajes completa son los datos básicos (nombre, edad, etc..), Característica físicas (altura, color de ojos, color de cabello, etc..), Tipo de Temperamento (Si es Egoísta/Generoso, Optimista/Pesimista, Dominante/Dócil, etc..), Carácter (Mayor fortaleza, Punto débil, sus prioridades, etc..), Historia familiar (padre, madre, hermanos) y Trasfondo (Mayor logro, algún secreto, posesión más preciada). Y hacer esto para cada uno de los personajes que van apareciendo en la historia —para los personajes incidentales no es tan necesario, pero se recomienda por lo menos los datos básicos y la apariencia— , sin importar si esta información aparece o no en la historia más tarde.
NOTA: Como comentario aparte,estoy usando el app llamado “Character Story Planner”. Es bastante completo, si tienen tiempo —y un aparato tecnológico con capacidad—, denle una oportunidad, es bastante útil para empezar.
Es obvio que antes de empezar una historia, probablemente solo tendrás al o los personajes principales, pero a medida que te adentras en la trama, deberás generar más y más personajes para crear subtramas y que la historia no parezca plana. Por lo tanto, vas a tener tantas fichas como personajes haya en tu historia.
O sea, en resumen, no es solo tener la idea y ponerse a escribir (que en realidad si puedes hacerlo, pero no te aseguro un buen resultado), si no que tienes que buscar que tipo de “sabor” quieres para tu historia ideando personajes interesantes, con vida propia y que además no te dejen estancados en el momento critico de tu historia.

Pregunta del día: ¿Quien es su personaje favorito de todos los tiempos? ¿y porque?.
Mi personaje favorito en estos momentos es Gandalf. Porque: Es por lo diferente que puede ser dependiendo de con quien se este relacionando en el momento, es un ser con demasiadas capas (es como Shrek XP)

Nos leemos

Giros de Argumento: Novelas Visuales

Hace algunos días atrás, disfrutando mi momento de ocio en la comodidad de mi cuarto, comencé a jugar mi juego habitual para pasar el rato y, para obtener monedas —de las que estaba escasa— así que decidí ver algunos vídeos de propaganda que te premiaban con ese preciado bien. Allí me tope con Choice, que era una aplicación con novelas gráficas en donde tu decidías las rutas según tus elecciones, como es la norma en este tipo de juegos.

Unrequited Love Anime GirlsNovela visual: Unrequited Love Anime Girls

La verdad es que esta aplicación ya me la había topado varias veces antes, pero no le había prestado atención porque en realidad me daba pereza tener que jugar algo en inglés y hacer el esfuerzo de traducirlo aunque sea de forma mental, pero en ese momento de ocio total me pareció una buena idea. Así que le dí una oportunidad.

Bien, haciendo corta la historia, mientras jugaba me dí cuenta el enorme potencial que tenía ese tipo de juegos para mi yo escritor, juegos que por cierto, ya había jugado un par de veces antes.

Voy a ser una confesión… (que no creo que a nadie le pille de sorpresa)… estoy muy poco preparada para ser escritora. Tengo una lista muy corta de herramientas de narración que puedo utilizar y en las que confió, pero del resto de herramientas solo poseo una ligera noción. Así que —como han visto a lo largo de estas entradas—, me aferro a cualquier cosa de donde pueda extraer el más mínimo aprendizaje sobre argumentos, descripciones, creación de personajes, etc… etc…

Una de mis mayores falencias es el como lograr que un giro argumental no se sienta forzado y este tipo de juegos te dan excelentes ejemplos de como hacerlo, después de todo su objetivo es mantenerte “enganchado” la mayor cantidad de tiempo que puedan y si logras que gastes dinero en sus “materiales extra”, mejor que mejor.

Las novelas gráficas que me encontrado en el camino de mi vida han sido varios, en su mayoría tenían argumentos que se decantaban por la aventura, pero también probé algunos juegos románticos (que como soy una seguidoras de varias cosas de la cultura asiática, hubo un tiempo que estuve probando los llamados juegos “simuladores de citas”), pero ambos estilos sabían generar unos excelentes giros argumentales sin que te lo esperaras y que no te dejaban con la sensación de ¿que diablos paso aquí?, sino con la pregunta ¿Como no me di cuenta antes?

Eso es lo que me gustaría lograr en mis historias. Y es un hecho que debo practicar para llegar a ese ideal, para ello creo que tendré que volver a jugar parte de esas historias y ver con el ojo critico cual fue la secuencia que llevó a encontrarme con el inesperado desenlace. Es la norma que las pistas estén escondidas en lugares o datos a los que no les prestamos mucha atención en el principio.

Aqui les va las preguntas de rigor ¿Que historia tuvo el giro argumental que menos esperaron? ¿Y cual fue ese giro?

Nos leemos