El libro de las tierra vírgenes (o un pequeño vistazo a la selva india)

Para comenzar con algunas de mis impreciones sobre libros que he leido (y re… re… re… leído), iniciaré contándoles mi experiencias con este clásico.

El autor de este compendio de cuentos es el británico Rudyard Kipling, hombre que nació en la colonia India. Los cuentos fueron apareciendo poco a poco en el periódico donde Kipling trabaja y luego tras su éxito se reunieron todo en dos antologías de relatos, de los cuales ocho de estos cuentos eran centrado en Mowgli, el niño criado por lobos.

Supongo que muchos la conocen debido a cierta película, de cierto estudio famoso.

Baloo y Mogwli “Busca lo más vital, no más…” (Disney)

La selva de Seconne (en donde se ubica geográficamente la historia), es un compendio de personajes, ambientación y de una trama, que en un principio parece simple, pero al poco tiempo te das cuenta de que no lo es. Por esto es que son cuentos clásicos.

Esta selva, como bien supondrán, se encuentra en India —de hecho, ahora es parte del Parque Nacional de Kanha, por si alguien tiene la oportunidad de visitarla— y es aquí donde Madre Loba y Padre Lobo, salvan a la rana (Mowgli) de ser devorado por Shere Khan, el tigre de bengala.

Cuando lo leí por primera vez, no tendría más de diez años y disfrute con las distintas aventuras que se presentaban en los distintos cuentos, aunque me llamó la atención del hecho de que los elefantes fueran los dueños de la selva y no los leones, que era lo que me habían dicho de pequeña. Además de algunas descripciones de violencia física, que no aparecían en otros libros de cuentos que leía.

En ese momento no lo entendí, solo era una niña, pero cuando lo releí me dí cuenta el porque me había generado una gran impresión.

Primero, con este libro entendí que no podía dar nada por sentado. Lo que yo creí verdades universales, podrían no ser así. El tema de que los elefantes era los dueños de la selva, los dioses creadores y los protectores de las leyes para el resto de los animales, me resultaba extraño y hasta poco coherente ¿No son los leones, las bestias más salvajes e imponentes entre los animales?. Pues va ser que no, solo hay que ver la envergadura de los elefantes para entender quien resulta más impresionante.

Segundo, me dí cuenta lo cruel que podemos ser cuando nos dejamos llevar por el miedo a lo desconocido. Mowgli en algún momento volvió con los humanos y estos le trataron como brujo, debido a su conexión con los animales. El chico termino por irse del asentamiento, pero los pobladores desviaron su temor hacia las buenas personas quienes lo habían acogido, maltratándolos y encerrándolos solo porque habían compartido el techo y la comida. En su ignorancia, prefirieron condenar antes que entender.

Esto me hizo pensar que los libros pueden ser aleccionadores sin querer serlo y que los lectores podemos sacar conclusiones muy diferentes a las que el escritor quiso impregnar su historia. Pero eso no tiene nada de malo.

Un buen clásico es aquel que, a pesar de que pase mucho tiempo, su contenido sigue siendo igual de relevante que en un principio, porque muestra o extrae una parte del comportamiento humano que no siempre queremos ver.

Ahora me gustaría un poco de retroalimentación ¿Cual fue el clásico que les marcó? No es necesario que fuera un libro.

Nos leemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s