Continuando con los que les contaba en el “capitulo” anterior, al fin tuve una idea que dejo satisfecho mi corazoncito escritoril. Así que tome todo mi entusiasmo inicial y comencé creando la sinopsis y el esquema previo, hasta allí todo estuvo bien.

La trama resultó sencilla de desarrollar, pero en el camino me dí cuenta que mis personajes necesitaban un poco de trabajo previo. Me puse a la tarea de mejorarlos y darles un poco más de consistencia, trabajo que me tomo tiempo aunque no recuerdo cuanto. Cuando las personalidades de mis protagonistas y antagonistas me convencieron más, empecé a trabajar en la escaleta básica.

Cuando inicie el trabajo de la escaleta, me dije a mi mismo “Esto no me tomará mucho, tengo casi todo lo que necesito”… ¡JA! que equivocado estaba. La primera parte de la escaleta resultó tan fluida como lo esperaba, pero cuando llegue a la mitad de la trama de inicio me topé con que necesitaba un par de personajes secundarios, tuve que volver atrás y crear algunas fichas de personajes más.

Seguí trabajando un poco más en la escaleta y me encontré con el escollo de que me faltaban descripciones importantes y mucha más profundidad al mundo que rodeaba a mis personajes, con un suspiro cansado, volví atrás de nuevo. Me enfrasque en las leyes y características que poblaban el continente donde se desarrollaba la historia, de paso aproveché de crear algunas características del mundo en si, al que le dí el nombre de Drangata.

Mientras trabajaba e investigaba algunos temas que necesitaban ser incluidas en la historia, me dije a mi mismo “Me he esforzado tanto con el trasfondo del mundo de esta historia, que sería un desperdicio no seguir aprovechándolo” y me convencí que en un futuro no muy lejano, desarrollaría el mundo completo.

Después de trabajar mucho tiempo en el worldbulding como le llaman en inglés, volví a la escaleta y por fin pude terminarla… pero cuando me dí cuenta la trama era tan extensa que dejaba de ser una novela corta por mucho.

¿Que debía hacer ahora?

Continuará…

Vamos a la pregunta de la entrada: ¿Les gustan las novelas cortas?

Nos leemos.