Si están este blog, ya no les debe caber ninguna duda de que me gusta escribir y que fue mi hobbie por mucho tiempo, pero además de eso me gustan mucho las series (veo de todo, pero me gusta más las historias japonesas) y leo cómic (también me decanto más por las historias asiáticas). Sumado a todo eso también me gusta mucho los juegos de rol y he sido jugadora desde mis tiempos universitarios.

Para los que no sepan de que se trata esto, les explicaré de manera breve. Existen tantos tipos de juegos de rol que sería difícil listarlos a todos. Pero la base para ellos consiste en tener un “narrador” el cual crea la historia y los conflictos, tal como se haría en un libro, mientras por otro lado tenemos a los jugadores (que pasarían a ser los personajes de la historia) que poseen una hoja donde tienen sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Para sortear las dificultades que pone el narrador, los jugadores tiran dados para realizar una acción y ver si esta dio el resultado esperado. Y eso sería un resumen muy grosero de lo que es una partida.

Como mencione antes, hay mucho tipos de juegos de rol. El más famoso de todos se llama “Dungeons and Dragones” (Calabozos y Dragones en español y es el que juegan los niños de Stranger Thigns al comienzo y al final de la primera temporada), pero hay muchos otros; tanto con magia, como vampiros, hombres lobo, hadas, tecnología, etc… las variedades son muchas.

Ahora ustedes dirán “interesante, pero yo vine aquí para saber sobre como escribir”, pues bien una de las cosas que me ha ayudado a mejorar son precisamente el jugar juegos de rol.

Creo que alguna vez mencione que me costaba un resto crear personajes creíbles, pero creo que hubiese sido mucho peor, si no hubiese sido jugadora de rol. El crear distintos personajes, con defectos y virtudes, que tenían que ser justificado por su historia de vida, me dio una experiencia y una perspectiva diferente para a la hora de crear personajes nuevos.

Pero también fue una ayuda para no caer en demasiados estereotipos. Cuando ya llevaba un tiempo frecuentando el mundo rolero, me di cuenta que tendía a crear personajes huérfanos y con pasados trágicos, que se había hecho muy fuerte (sabia, inteligente, diestra, etc…) debido a sus trágicas circunstancias. Y después de un tiempo termine aburriéndome de ese tipo de personajes, por lo que cuando jugué otras crónicas, traté de crear cosas que no había visto nunca en otras mesas. Así terminé creando personajes con diferentes dificultades, con los que me gustaba jugar.

Por otro lado, nunca he probado ser una narradora, pero mediante la observación he aprendido un par de cosas interesantes sobre todo en las descripciones de escenas de acción o de creación de ambientaciones. Es una de las experiencia que me ha hecho comprender la importancia de los mapas, por ejemplo.

Así que si tienen la oportunidad de probar lo que es un juego de rol o tienen a mano un manual de cualquiera de las múltiples opciones que presenta este tipo de juego, les sugiero que lo tomen y aprovechen todo los que le puede aportar, para mi como escritor ha sido una experiencia enriquecedora.

Pregunta del momento: ¿Conocían los juegos de rol? ¿Cuál?

Nos leemos

 

NOTA: Estas últimas semanas me he atrasado con un par de proyectos que deseo avanzar por lo que este blog se dará un receso de semana y media. Gracias por su comprensión.