Fantasía: Magia, un ingrediente obligatorio

Siguiendo el tema de la fantasia, creo que una de las cualidades más característica de este genero es la magia y es de lo que escribiré en esta entrada.

Leas el tipo de fantasía que leas, en todas ellas encontraras algún componente mágico muy arraigado en la narración. Puede que este representado mediante hechizos o razas que tiene una especial afinidad con lo mágico, también puede ser representado en sitios misteriosos u objetos que albergan un gran poder.

¿Pero a que llamamos magia? En el concepto puro de la palabras nos encontramos con que la “magia” es aquello que puede lograr tergiversar las leyes de la realidad o lograr hacer algo que esta contrario a las leyes de la física, un ejemplo de ello podría ser el levitar.

En la cotideaneidad —me refiero al contexto fuera de lo literario—, también nos referimos como magia a aquellos trucos e ilusiones que hacen los magos en sus actuaciones y nosotros no podemos explicar el como lo hacen (me gustan los magos y la verdad prefiero no enterarme de como hacen sus trucos), pero en ambas definiciones tenemos un componente de maravilla. Los que vemos o imaginamos de la magia siempre es algo deslumbrante y siempre esperamos verlos llenos de expectativa.

El uso de la magia dentro de la literatura fantástica suele variar dependiendo de la narración. Es así como nos encontramos con que la magia puede ser parte del día a día de los protagonistas y personajes que pueblan la historia (Harry Potter) o puede ser visto como algo normal pero no común (El señor de los anillos) o como un rumor, algo extraño con el que el protagonista se encontrará algún día (Añoranzas y Pesares, El Legado).

Pero es un rasgo común en todas estas historias, que nos encontremos con el hecho de que la magia o el “hechicero”, “brujo”, “mago”, a como quieran llamarlo resulta ser un componente auxiliar para el protagonista, ya siendo como guia, acompañante o antagonista. Sin la presencia de la magia o de aquel que la manipula la historia hubiese quedado estancada nada más al principio.

Los ejemplos son claros: En Harry Potter la trama no comienza hasta que el chico descubre que es un mago; en el Señor de los Anillos lo importante no empieza hasta que aparece Gandalf y en la saga de Añoranzas y Pesares, el protagonista comienza su evolución cuando se convierte en el aprendiz del “mago” del palacio. Y así podríamos seguir enumerando las historias donde la magia suele ser un desencadenante de la evolución de la trama o de los personajes.

Por esto, la magia resulta ser una cualidad o características de la fantasía (aunque no solo se ve en este genero)que no puede faltar y en la cual debemos pensar a conciencia para realizar una de estas historias, porque si no existiera esta característica habría algunas historias que tendrían mejor cabida en otros géneros.

 

La pregunta del día: ¿Cuál fue su primer encuentro con la magia? ¿Un libro, una serie, una actuación…?

Nos leemos

Un comentario en “Fantasía: Magia, un ingrediente obligatorio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s