Un momento de descargo

Escribo estas lineas bastante enfadada.

Leyendo un foro, donde me informaba en que se encontraba la situación de uno de los mangas que sigo, leí variados reclamos que decían que el autor había arruinado su obra al hacer que su protagonista fuera derrotado, ya que podría haber sido en otro momento y de otra manera.

¡Que demonios!, me dije yo.

Esos comentarios me parecieron poco empáticos con el autor y poco visionarios con respecto a la obra.

¿Porque tenía que perder en ese momento? Yo pienso que es porque creaba más impacto en la trama ¿Porque demoró tantos capítulos en hacerlo perder? Porque era necesario y porque el autor (segun lo que leí) había tenido varios problemas de salud que no le permitieron seguir con la historia todo lo rápido que había querido.

Y eso hace que me pregunte ¿Cuantas historias se habrán arruinado por la presión de los fans y de aquellos quienes la publican? Con esto me refiero en el tema del tiempo y de la linea que debería seguir la trama.

Un ejemplo claro (al menos para mi) es la saga de Harry Potter.

Esta saga tiene algunos de mis libros favoritos debido a su trama y a la creación del mundo que hace de telón de fondo para los personajes ¿Pero a que nivel podría haber llegado la historia si la autora hubiese tenido tiempo para mejorar su narrativa que fuera a la par de lo compleja de la trama?

Y esto jamás fue posible, ya que todos los fans pedían más y más, sin pensar que en la persona que había detrás de este mundo. (Igual tenemos casos en los que pasa exactamente lo contrario Cof George cof cof Martin Cof)

Creo que lo que me molesta es el hecho que las personas crean que los contadores de historias son alguna especie de maquina que escriben/dibujan para satisfacer su ansias de entretenimiento.

¡Que tenemos vida, señores!

&&&&
Ya han pasado varias horas desde que escribí lo anterior, ya más calmada y releyendo, no entiendo porque me afecto tanto las criticas que leí (la historia me gusta, pero no soy fan acérrima).

No es la primera vez que leo cosas como esta de parte de fans e incluso ha habido veces en la que coincido en las criticas (sobre todo cuando se trata de temas como velocidad narrativa y tensión en la trama), pero esta vez me negué a darle algo de razón a los que comentaban.

Sigo pensando que hay personas que critican impulsados por la frustración de no ver/leer lo que ellos quieren y no ven a lo que el autor quiere llegar (que sea dicho de paso, cuando la obra no esta terminada, lo que sigue resulta ser un buen bombazo; aunque no siempre), pero también hay casos en los que, efectivamente, el autor arruino lo que estaba haciendo por una mala elección.

Decidí no borrar lo que he escrito antes, porque fue algo que fluyo desde mis dedos al papel y fue un buen desahogo, siento que algunas de las cosas que escribí reflejan lo que siento, pero también pienso que fui demasiado drástica y que parece que concluyo que toda critica esta mal.

Y eso no es verdad.

Hay personas que pueden leer de forma objetiva y destacar lo bueno y malo de una obra, mientras dan consejos de como mejorar estas, haciendo que la calidad de lo que se esta haciendo mejore a niveles impresionantes.

Para todos ellos, mis respetos.

Mis amigos los blogs

Hace tiempo que no hablo de otros blogs sobre escritores, sobre todo aquellos que me han ayudado para mejorar como contadora de historia:

1. Lecturalia
Es una web que hace de red social de literatura y que contiene comentario de libros como reza en su descripción, pero que además tiene múltiples apartados entre ellos donde hacen una pequeña biografía de varios autores. Entre sus apartados que son mis favoritos esta el del blog que me a entretenido a la par que me ha ayudado a mejorar mis herramientas de escritora.
En este blog podremos encontrar desde datos curiosos de diversos autores, además de decálogos y consejos sobre el mundo de la literatura en general. Resulta ser versátil en sus temas, lo que produce que te quedes hora y horas dando vueltas entre sus entradas por todo el material que tiene.

lecturalia

2. Diana P. Morales
Esta web, que comenzó como un proyecto personal de la autora, da consejos y genera contenido para ayudar a la inspiración a salir a flote y así sacar todo el potencial que puede tener una persona que quiere convertirse en escritor. Tiene talleres enfocados a diferentes etapas del proceso de escritura, además de material gratuito.
Su blog fue uno de los primeros con los que me topé, pero al que no he sido tan asidua en los primeros momentos. Luego cuando mis ansias de consejo en el oficio de escritor fueron grandes, sus entradas me resultaron muy útiles, sobre todo en la etapa inicial.

Diana p Morales

 

3. Cafetera de letras
Este blog no es tan grande como han sido los demás que he nombrado y tiene como objetivo promocionar el trabajo de coaching para escritores de la autora, aunque comenzó como un blog personal donde se subían cuentos cortos. Después paso a ser entradas sobre consejos para mejorar la escritura, además de comentarios varios sobre situaciones especificas que le sucedían a la autora y fue una de mis grandes guías cuando decidí finalmente dedicarme a esto de la escritura.
Lamentablemente, la autora ha tenido grandes cambios en su vida y eso a provocado que sus entradas sean más distantes en el tiempo, aunque no lo ha dejado del todo.

portadacafeteradeletras

Estos son otros tres de los blog a los que he sido más asidua y con los que he seguido con mayor regularidad, sobre todo por twitter. Aunque en estos últimos tiempos me he dedicado más a escribir cosas originales y a leer otro tipo de narrativa.

Pregunta: ¿Cuales son sus plataformas favoritas para leer artículos?

Nos leemos

Re Lectura

Hace muy poco hable sobre la importancia de la lectura para un escritor, pero también encuentro que hay que hacer de vez en cuando una Re-lectura de algunas obras, para profundizar el entendimiento sobre la historia, la narración, los personajes, etc…
Y la verdad es que es curioso el hecho que al releer novelas complejas (sobre todo si son sagas extensas, que fuiste leyendo a medida que iban saliendo), uno puede percatarse que aún no has desentrañado todo lo que quería decir el autor con la historia, o que no has entendido por completo el transfondo de los personajes y las consecuencias de sus decisiones.
Un ejemplo de ello (uno muy simple, debo añadir), es que después de leer varias veces la saga de “Memory, Sorrow and Thorn” no me di cuenta de porque el de sus nombre en inglés… Hasta qué caí que hacía referencia a las tres espadas que aparecen en la historia. En mi defensa debo decir que la saga en español la tradujeron como “añoranzas y pesares” me imagino que los traductores no captaron a que se refería el nombre de la saga. ¿Quién puede culparlos? Yo que he leído muchas veces la saga (me gusta demasiado) me he dado cuenta de ello solo la última vez que la re-leí
Pero no es el único libro con el que me ha pasado (es probable es que tampoco sea el último con el que me pase), lo cierto es que cuando re-leeó alguno de mis libros favoritos descubro cientos de cosas que pase por alto en un principio. Esto se debe en parte, a que la primera vez que lo leo es para disfrutarlo o para saber si me gusta o no, luego de ello cuando lo leo por segunda vez me fijo en los detalles y en las re-lecturas siguientes analizó la narración, los personajes, los escenarios, etc…
Así que el sorprenderme de no haber descubierto alguna cosa en un libro que me gusta seguirá pasándome hasta el fin de los tiempos.
Por otro lado, es una buena forma de aprender como contar una historia. Los mejores mundos son aquellos que siguen moviéndose incluso aunque el protagonista no este presente y al quitar la distracción de la historia principal, puedes deducir como el resto de los personajes (y el mundo) se mueve para alcanzar sus objetivos.
Para mi, esa es la importancia de releer. Cuando un libro es bueno siempre va haber cosas que no dejen de sorprenderte al leer entre lineas y eso también es lo bueno de la vida (de la buena manera eso si), junto con el hecho de que todos somos los protagonistas de nuestra propia historia y hacemos que el mundo siga.
La pregunta de siempre: ¿Cual es el libro que más veces han re-leído?
El que más he leído es la saga de añoranzas y pesares, pero también le he dado varias vueltas a la saga de Harry Potter (porque he estado escribiendo un fanfic de él y quiero que sea lo más fiel a los personajes que me sea posible)

Nos leemos.

Productividad: Técnica Pomodoro.

Para variar de tema, les quiero hablar de un método de gestión de tiempo que puede ser usada en variados tipos de trabajos que impliquen concentración, ya sean de las sencillas o de las que se elaboran por etapas. Es bastante conocida y es llamada Pomodoro

La técnica pomodoro fue desarrollada por Francesco Cirillo en la década de los ochenta y su objetivo era mejorar la administración por tiempo, dividiéndola en fragmentos. Toma su nombre del temporizador con forma de tomate —en Italia al tomate se le llama pomodoro— que tenía Francesco, con el cual dividía sus tiempos de estudios.

Llendo a lo concreto, la técnica implica dividir el trabajo en periodos de 25 minutos, a las que se le llama pomodoro, separadas por pausas dedicadas al descanso. La fundamentación en la que se basa la efectividad de esta técnica, se encuentra en las pausas ayudan a mejorar la agilidad mental y por lo tanto, la productividad. Además, tiene como objetivo disminuir las interrupciones.

Según Francesco, lo ideal sería tener un reloj analógico (de esos que usaba la abuela para medir el tiempo de cocción de las comidas), ya que el acto físico de girar el contador, condiciona a tu cerebro a concentrarse.

Para los que desean aplicar esta técnica, les hago un resumen de los pasos a seguir para llevarla a cabo:

pomodoro timer1. Decidir la tarea o actividad a realizar.
2. Poner el temporizador.
3. Trabajar en la tarea de manera intensiva hasta que el temporizador suene.
4. Hacer una marca para anotar qué pomodoro se ha completado.
5. Tomar una pausa breve.
6. Repetir cuatro veces lo anterior y luego tomar una pausa más larga.

Como toda técnica, esta no funciona para todo el mundo y muchos de sus detractores argumenta que el tiempo es muy estricto y que desanima al trabajo en equipo.

En mi opinión, esta técnica no es la panacea ni mucho menos. Primero, no sirve en lugares donde existe mucha afluencia de público; segundo, es exclusivo para tareas que necesiten concentración focalizada (o sea no es un método muy flexible) y tercero, hay que comenzar a cambiar hábitos para poder llevarla a cabo.

Te llevaras una decepción, si crees que solo aplicando esta técnica tendrás la vida solucionada. En realidad, tienes que poner en práctica un conjunto de técnicas de diferentes áreas para que sea más efectivo. Por ejemplo: Generación de metas, Bullet Journal, Descompocisión de trabajo, etc..

A decir verdad, yo probé esta técnica hace algún tiempo atrás y la verdad es que no sentí que haya funcionado demasiado —y eso que soy propensa a no trabajar por periodos muy largos—, no sentía aumentar la cantidad de trabajo terminado. Pero como tuve que leer un poco más en profundidad sobre el tema para poder hacer esta entrada, pude percatarme que cuando la aplique, lo estaba haciendo mal.

En un principio pensé que solo se trataba de poner el temporizador y ponerse manos a la obra, pero no es tan así. Como se puede ver en el resumen de más arriba, antes de ponerse a trabajar, hay que realizar un trabajo previo (dividir tareas, arreglar tu lugar de trabajo para sentirte cómodo, avisar que no debes ser molestado en los 25 minutos que siguen, etc…)y que hay que ser constantes, ya que al principio te va a costar concentrarte de un minuto a otro. Además, se debe hacer un seguimiento para poder identificar que es lo que se esta haciendo bien y que es lo que debemos cambiar o mejorar.

Pregunta: ¿Les gustaría recibir recomendaciones de programas que ayuden con esta técnica?

La verdad es que me aparecieron muchas recomendaciones de webs y app que pueden ser utilizados para hacer el seguimiento de los pomodoros.

Nos leemos

Lectura: El salón de clase de un escritor

Para los escritores, no hay mejores maestros que los grandes autores. Ustedes dirán… !Ya¡ Nos es como si pudiéramos encontrar a grandes autores en cada esquina. Lo que es verdad, pero siempre tenemos sus libros para analizar las herramientas que utilizaron para crear sus obras.
TODOS hemos sido lectores en algún momento, aunque sea de una tira cómica, y como en algún lugar escuche: “Somos lo que leemos” y para un escritor, esto cobra mucho más sentido. En mi caso, mis lecturas más tempranas fueron en el ámbito de la realidad mágica, todavía recuerdo el primer libro que leí, se llamaba “Mac, el microbio desconocido” y no tenía más de 100 páginas y para la edad que tenía (creo que algo así como ocho o diez) se me hacía enorme. Hay que decir que la temática fantástica es la que más me ha marcado durante mi vida, aunque debo agregar también que hasta estos momentos me siento algo más preparada para hacer algo de este tipo, ya que antes no sentía que fuera una buena escritora como para crear algo tan complejo.
Volviendo al tema, la fantasía fueron el genero de mis primeras lectura, ya cuando pude comprender libros más complejos (y hube agrandado un poco mi vocabulario) los clásicos fueron mis mejores amigos, libros como Jane Eyre, Los tres mosqueteros, Ivanhoe, etc… y con ellos me adentré en el mundo de letras europeas, aunque no me quede allí. Justo en esa época conocí una de mis sagas de libros favoritos: Crónicas de Narnia, (también de fantasía) fue mi primer encuentro con historias mucho más complejas que los resúmenes de las novelas clásicas que sacaba editorial Zig-zag —editorial especialista en lectura infantil y juvenil de mi país— y a las que estaba acostumbrada, sobra decir que se convirtió en una de mis sagas favoritas hasta ahora.
También conocí las novelas de misterio y fue Arthur Conan Doyle, el que se convirtió en mi ídolo junto con Agatha Christie, hasta ahora son los mejores autores de novelas de misterios que he leído. Por lo que no me he quedado solo con una temática o genero.
Siempre he pensado que soy algún especie de picaflor según lo que leo, porque algunos años después comencé a leer libros de Paulo Coehlo y Dan Brown, que como ven saben son autores que nada tiene que ver con mis anteriores elecciones de lectura, pero que me adentró a otro tipo de narración a los que no estaba acostumbrada, pero la que fue un buen cambio. También seguí con la saga de Harry Potter (libro que me negué a leer por mucho tiempo, pero que finalmente terminó gustándome) y los libros del Señor de los Anillos.
Podría seguir enumerando los múltiples autores que me han influenciado y a los que he estudiado, tanto buenos como malos, pero creo que sería interminable y latoso, además que no viene a cuento.
Al punto al que quiero llegar, es que el leer nos ayuda en nuestro camino, porque nos da referencia como queremos narrar historias, con que tipo de vocabulario nos sentimos más cómodos o que tipo de personajes son más fáciles de manejar. Los libros son nuestro punto de referencia a los escritores auto-didactos, “son nuestro faro en la oscuridad”.
Y como dice Stephen King “Si no tenemos tiempo para leer, no tenemos tiempo, ni las herramientas, para escribir”

Pregunta: ¿Cual es su autor favorito de todos los tiempos?
Yo no podría decidirme
Nos leemos

Mundos Literarios: Tipos y Géneros

Hemos hablado varias cosas del genero de fantasía, pero no hemos profundizado en el tema de los mundos literarios, los cuales pueden ser una característica importante de diferentes géneros literarios.

Estos se dividen los siguientes:

1. Cotidiano: Es el mundo representado de forma normal y corriente, en un tiempo y época determinada. Es bien representado por la novela histórica.
2. Fantástico onírico: Asociado al sueño, es un quiebre de lo que conocemos como realidad. Sus mejores representante son la literatura de terror, gótico y misterio.
3. Mítico: Tiene relación con dioses, héroes y acontecimientos sobrenaturales. Es un mundo diferente, con leyes propias. Sus representantes son los cuentos de hadas y leyendas.
4. Real: Mundo tal cual es. Refleja de forma objetiva los rasgos distintivos de la época. Esto se ve mucho en la literatura costumbrista y naturalista.
5. Fantástico: El mundo cotidiano que se rompe por algo sobrenatural. Esto puede resolverse de forma lógica o no. Lo que se refleja muy bien en la literatura de terror.
6. Ciencia ficción: Es un anticipo de lo que será la sociedad en el futuro debido a los avances científicos. Como su nombre lo dice, su mejor representante es la literatura de ciencia ficción.
7. Utópico: Lugar inexistentes y perfecto, pero que puede ser posible. Una de los libros más representativo es “Utopía” de Sir Thomas More.
8. Maravilloso: Mundo fuera de las leyes lógicas de nuestra realidad. Esto se da mucho en el folclore y en los libros de fantasía.
9. Real Maravilloso: Es una realidad objetiva, como en los mundos cotidianos o real, pero con un submundo maravilloso. Es una de las característica de la literatura de realidad mágica como “Rayuela” de Julio Cortazar.
10. Legendario: Hechos históricos con raíz popular o folclórica. Esto es representado por las leyendas.
11. Absurdos: Estos mundos no poseen lógica.

Como ven, hay mundos que pueden ser usados en varios tipos de géneros. También existen géneros que pueden elegir un tipo de mundo por sobre otro. Pero siempre hay que recordar que la importancia de los mundos es para tener un contexto en la historia y no para encasillar la historia en una u otra.

Hay que tenerlo presente también a la hora de crear los personajes, ya que estos forman su personalidad según el ambiente en los que viven. Y el ambiente en el que viven lo da el mundo que hemos elaborado.

Por ejemplo: Una mujer de carácter fuerte, se las ve difícil en un mundo machista donde las mujeres no son mejores a muebles de la casa.

Pregunta de esta entrada: ¿Que tipo de mundos son sus preferido?
Mis favoritos son el mítico, el ciencia ficción y el maravilloso.

Nos leemos.

Adaptabilidad: una cualidad a tener en cuenta.

Hablando otro poco de mi misma (que egocentrista me he vuelto desde que comencé con esto), soy de las personas que esta en constante lucha con las rutinas que me auto-impongo. Suelo aburrirme muy rápido de los horarios y del trabajo sistemático, aunque sé que es fundamental a la hora de generar material que más adelante pueda ser publicado y leído con placer. De hecho, hace muy poco deseché una de mis rutina, ya que me dí cuenta que no funcionaba para mi mente tan dispersa.
Y viendo que esta situación se hace repetitiva para mi, comencé a pensar que una de las fortalezas que debe tener un escritor que tenga las mismas dificultades que yo es la Adaptabilidad.
El termino de adaptabilidad, según el diccionario de la Real Academia Española, es la cualidad de ser adaptable. Mientras que, en este mismo diccionario, se encuentra eñ concepto de adaptación tiene que ver con la capacidad de cualquier ser vivo de acomodarse a las exigencias del entorno.
Cuando escribí sobre lo importante que es tener una rutina —en una entrada anterior— mencione que se debe tener el apoyo de tus más cercanos para que esta funcione como es debido, pero a veces esto no es posible. La mayor parte de las veces se debe a situaciones que no podemos controlar, entonces ante estas eventualidades debemos acomodar nuestra rutina para lograr hacer todo aquello que pretendíamos. Podemos modificar nuestro horario, trabajar por lapsus más pequeño, ser eficiente con lo las tareas, darle prioridad a lo más urgente, etc.. son algunos de los cambios a nuestra rutina en los que debemos incurrir para avanzar en lo que nos hemos propuesto.
No solo los escritores deben enfrentarse a las eventualidades, todos los profesionales en mayor o menor medida, deben poder adaptarse para cumplir con sus obligaciones. Es un hecho, que entre nosotros hay personas que llevan mejor esto de los imprevistos que otra, pero no conozco a nadie que se alegre de tropezar con ellos. Aún así, algunos “imprevistos” son realmente previsibles: celebración de familiares, fiestas de trabajo, aniversarios, etc.. para estos recomiendo tener un calendario actualizado con los eventos importantes de familia y trabajo, y llevarlo a mano para tenerlos siempre presentes, así no nos daremos cuenta a último minuto que se debe ir a saludar a un sobrino en la hora donde se supone que deberías estar escribiendo.
Para los demás eventos, lo único que nos queda es menear la cabeza y no perder la el objetivo por solo por un día de desorden en nuestras vidas, que como dicen “después de la tormenta viene la calma”.
Pregunta del día: ¿Cuales son las rutinas que se les hace más difícil seguir?
Nos leemos