Adaptabilidad: una cualidad a tener en cuenta.

Hablando otro poco de mi misma (que egocentrista me he vuelto desde que comencé con esto), soy de las personas que esta en constante lucha con las rutinas que me auto-impongo. Suelo aburrirme muy rápido de los horarios y del trabajo sistemático, aunque sé que es fundamental a la hora de generar material que más adelante pueda ser publicado y leído con placer. De hecho, hace muy poco deseché una de mis rutina, ya que me dí cuenta que no funcionaba para mi mente tan dispersa.
Y viendo que esta situación se hace repetitiva para mi, comencé a pensar que una de las fortalezas que debe tener un escritor que tenga las mismas dificultades que yo es la Adaptabilidad.
El termino de adaptabilidad, según el diccionario de la Real Academia Española, es la cualidad de ser adaptable. Mientras que, en este mismo diccionario, se encuentra eñ concepto de adaptación tiene que ver con la capacidad de cualquier ser vivo de acomodarse a las exigencias del entorno.
Cuando escribí sobre lo importante que es tener una rutina —en una entrada anterior— mencione que se debe tener el apoyo de tus más cercanos para que esta funcione como es debido, pero a veces esto no es posible. La mayor parte de las veces se debe a situaciones que no podemos controlar, entonces ante estas eventualidades debemos acomodar nuestra rutina para lograr hacer todo aquello que pretendíamos. Podemos modificar nuestro horario, trabajar por lapsus más pequeño, ser eficiente con lo las tareas, darle prioridad a lo más urgente, etc.. son algunos de los cambios a nuestra rutina en los que debemos incurrir para avanzar en lo que nos hemos propuesto.
No solo los escritores deben enfrentarse a las eventualidades, todos los profesionales en mayor o menor medida, deben poder adaptarse para cumplir con sus obligaciones. Es un hecho, que entre nosotros hay personas que llevan mejor esto de los imprevistos que otra, pero no conozco a nadie que se alegre de tropezar con ellos. Aún así, algunos “imprevistos” son realmente previsibles: celebración de familiares, fiestas de trabajo, aniversarios, etc.. para estos recomiendo tener un calendario actualizado con los eventos importantes de familia y trabajo, y llevarlo a mano para tenerlos siempre presentes, así no nos daremos cuenta a último minuto que se debe ir a saludar a un sobrino en la hora donde se supone que deberías estar escribiendo.
Para los demás eventos, lo único que nos queda es menear la cabeza y no perder la el objetivo por solo por un día de desorden en nuestras vidas, que como dicen “después de la tormenta viene la calma”.
Pregunta del día: ¿Cuales son las rutinas que se les hace más difícil seguir?
Nos leemos

Capitulo V de una escritora novata: El costo de los libros, sube otra vez…

En uno de los capítulos especiales de este tipo de entradas, hable si se podía vivir de escribir; bien, además de averiguar un poco de ese tema, trate de saber cuanto sale el hacer un libro por cuenta propia y lo que encontré no fue nada alentador.

Esta búsqueda la realice mientras re-escribía la novela, por lo que estuve un tiempo algo deprimida y avance bastante menos. Así que esta entrada tiene una advertencia: si están escribiendo algo y están ilusionados por publicarlo, por favor lean esta entrada en otro momento.

“Escribir un libro es muy fácil” es lo que se lee (o escucha) con demasiada frecuencia y es que todo el mundo puede escribir. Cualquiera puede tomar un lápiz y una libreta, poner palabras en ella y hacer una obra de arte (o eso es lo que uno quisiera), pero dejenme decirles que no… la cosa no resulta ser tan fácil.

Ahora, decir que cualquiera puede ser publicado, sobre todo por una editorial; eso es mucho más difícil. Los costos para las editoriales de producir un libro son bastante más de lo que uno puede imaginar y ni hablar de los costos de promoción, por lo tanto, si el libro no tiene venta es una perdida irremediable para ellos. Eso explica porque son tan cuidadosos en elegir lo que producen y porque prefieren a autores ya consolidados o celebridades con muchos seguidores a algún desconocido, por muy bien que este escriba.

Pasando a los fríos y duros números, solo la maquetación y la portada de un libro de doscientas paginas resulta ser, al menos, 70% del valor total del libro. Eso significa que por un libro en papel solo ganas el 30% de su valor, eso si lo autopublicas (como dije en otra entrada, si firmas con una editorial ellos se encargan de eso, pero tu recibes solo el 10%) este valor también depende de su tu haces la corrección, porque muchas veces tendrás que pagar a un profesional este tipo de servicio para que el texto quede con algo más de calidad. En resumen, para un libro de doscientas páginas debes vender entre 80 a 90 ejemplares de un valor intermedio (ni muy barato ni muy caro) solo para recuperar lo invertido. Eso sin hablar de los impuestos…

Cuando hablamos de los costos de promoción, estos son relativos, todo depende de la cantidad de tiempo que tengas disponible o cuan comprometido estés con vender lo que has escrito. Pueden hacer publicidad de costo 0, pero tendrás que estar pendiente de forma continuada de tus redes sociales, de las reseñas y de tus lectores. Esto puede afectar varios aspectos de tu vida, desde el trabajo hasta la pareja, debido a que tu mente y tiempo esta enfocado en esto.

Todos estos descubrimientos me hicieron pensar que había hecho lo correcto al sacar una carrera universitaria primero antes de decidirme hacer una carrera de escritora. Después de todo, las cuentas no se pagan solas.

Pregunta: ¿Hay algún otro costo que se me haya olvidado mencionar? Esta vez, tiene que ser en relación con la creación literaria.

Nos leemos

Microrrelatos: Historias flash para personas impacientes.

Hace bastante tiempo les hable como había entrado al mundo de los fanfic, ahora les quiero hablar de como trabaje en el otro formato al que le dedique algo de mi tiempo: los microrrelato o microcuentos.

Los microrrelatos son textos cortos que no pasan de las 30 lineas o 200 palabras que resultan ser los más extensos, por ello se les considera que debe utilizar un lenguaje preciso y conciso al narrar. Por esto, a mi parecer, es una excelente forma de practicar el uso de la narrativa fluida y sencilla, que recomiendan muchos autores.

Además, este formato de relato me parece ideal a la hora de sacar la ansiedad de escribir momentáneamente (al menos yo lo uso para eso). A mi me basta solo con pensar en una palabra, idea o imagen y puedo dejar que el lápiz rasgue el papel a la velocidad luz (o que mis dedos bailen sobre el teclado, si prefiero hacer los primeros borradores en digital), además es más fácil tener listo un microrrelato en un par de semanas que una novela, así que con este formato empecé a participar de variados concursos, en los que no gane nada de nada pero participar es lo que cuenta (¡¡aquí voy 100 rechazos!!)

Pero como nada puede ser perfecto, cuando trabajaba en ello, me di cuenta que este tipo de escritos tienes sus contras.

El primero es que no puedes desarrollar una idea muy compleja, la sencillez es la base para estos relatos; por lo que, inspiraciones filosóficas demasiado escabrosas quedan fuera de su área (en realidad depende de la habilidad del autor, he leído algunos textos que me han dejado bastante pensativa).

Segundo, tienes que ser claro, no puedes desarrollar mucha floritura literaria (como alguien me criticó alguna vez); se debe tratar de ser conciso y se esta limitado a desarrollar una idea en el texto en el que te estas enfocando y no pasar de las 200 palabras, aunque eso no quita que puedas hacer un grupo de microrrelatos enfocados en una misma temática, pero aun así el microrrelato debe ser entendible, aún si lo sacas de ese contexto.

Y tercero, como dije en el párrafo anterior, si realmente estas con ansias de escribir, este formato solo te servirá como medida parche; ya que es probable que no te encariñes demasiado con el texto, debido a que este no permite ni personajes ni ideas muy complejas que desarrollar y con las que sentirte identificado, a mi parecer solo es una forma de hacer catarsis literario situacional (aclaro que solo es mi percepción personal, disto mucho de ser un gurú en algo como la escritura).

Dicho todo esto, sigo creyendo que es una buena forma de escritura creativa, ya que con solo tener una pequeña idea del tema dejas fluir tus palabras. Si quieres empezar con algo que sea rápido (porque tampoco es que sea fácil), yo te recomiendo que empieces con esto.

Pregunta del momento: ¿Has tenido diarrea literaria alguna vez? Me refiero a cuando te das cuenta que te pasaste de la cantidad de palabras permitidas y por mucho. Como siempre, no me refiero solo a textos narrativos.

Nos leemos

 

Ejercicio físico: No es una opción, es una necesidad.

Hace varios meses que deje de ser ejercicio y siento que este hecho ya esta repercutiendo en mi rutina y por consiguiente a mi cantidad de escritura semanal.
Supongo que lo que he escrito antes explicara la pregunta que se debieron estar haciendo muchos de ustedes hace cinco minutos ¿Que demonios hace una entrada sobre el ejercicio físico en una página que habla en su gran mayoría de cosas que tiene que ver con la escritura?
Pues si, no es que haya decidido cambiar de golpe y porrazo la linea editorial del blog, si no porque creo que el ejercicio es algo que no debe faltar en la rutina de un escritor (además de mantener su estado físico en condiciones y no nos volvamos fofos y grasientos).

ejercicio 1

Me faltan varios años luz para llegar a ser así

No entiendo, dirán algunos ¿Como es eso? Se preguntaran otros.
Pues, por mi experiencia, es debido a dos factores; algo físico y a algo mental. No pretendo hablarles en términos médicos sobre estas dos características, después de todo no soy medico, ni enfermera, ni farmacéutica, ni nada que tenga que ver con la medicina; si no que hablaré desde mi experiencia personal (como siempre), de los cambios que yo pude ver en los tiempos en que no hice ejercicio, en comparación al tiempo en que lo hacía de forma constante.
Primer punto que deben tener presente todos ustedes es que a mi NO (y así, con mayúscula) me gusta hacer ejercicio, nunca me atrajo y por ello estuve más de diez años sin hacer nada de nada, salvo caminar (siempre me ha gustado caminar). Todo cambio hará unos tres o cuatro años, gracias a la insistencia de algunas amigas del trabajo, y por temas de salud entre otras cosas, donde me decidí comenzar a ir al gimnasio (dio la casualidad también que pude hacerlo gratis, que esto es tema cuando uno es pobre), así comencé a reconciliarme un poco con el deporte.

ejercicio 2

Así me veo cuando hago algo de ejercicio

Al poco tiempo después de haber comenzado con mi rutina de ejercicios, vi en mi misma cambios que ayudaban de forma directa a mi desarrollo como escritora. En el ámbito físico, me cansaba y me sentía menos dolorida menos seguido y ya no necesité tantas horas de sueños para sentirme descansada (me imagino que era debido a que dormía más profundo), todo esto llevo a que tuviera más tiempo para escribir porque mi cuerpo se sentía en óptimas condiciones.
En el aspecto mental, por otro lado, noté mis ideas más claras y fluidas, aquellos escritos en los que parecía estancada el día anterior, luego de vaciar mi cabeza después de una sesión de ejercicio, se desarrollaban con tanta facilidad que algunas veces me preguntaba como no lo había pensado antes.
Es cierto que hay ciertas épocas del año en las que no te apetece hacer ejercicio. Por lo que me he estado informando, al parecer la época de invierno no es la ideal para comenzar una rutina de estas, ya que el cuerpo te pide que se guarden todas las calorías posibles para poder ser utilizadas para combatir el frío (que es lo que paso este año, había tanto frio que hasta se me congelaban las ideas). Pero una vez comienzan a subir las temperaturas, hay que quemar toda esa grasa acumulada que se almacenó para soportar el invierno. Además hay que dejar que el cerebro se oxigene, junto con todo el resto de nuestro cuerpo.
En resumen, el hacer algo de ejercicio te ayuda a mantenerte despierta y con la mente clara, mientras el cuerpo se mantiene en buenas condiciones. No es necesario ir al gimnasio para esto, con caminar, andar en bicicleta o correr una media hora todos los días es igual de efectivo que una sesión intensa en el gimnasio una vez a la semana (incluso una intensa sesión de Just Dance puede servir al propósito), depende de ti saber que tipo de actividades se adecuan a tu rutina diaria.
Pregunta del día: ¿Cada cuanto hacen ejercicio? Como he dicho, es valido contar la caminata o el viaje en bicicleta de media hora hacia el trabajo, la casa de amigos o familiares o simplemente la ida al supermercado.
Nos leemos

Capitulo especial de una escritora novata: ¿Puedo vivir de la escritura?

Hay una cosa que me viene dando vueltas hace mucho tiempo en la cabeza, más en concreto desde cuando decidí que quería lograr hacer carrera como escritora. Y ese tema tiene que ver con que si es posible ganarse el sustento escribiendo.

Ejemplos de que si se puede hay varios, como Stephen King o J.K. Rowling (son millonarios, es evidente que hicieron bien su trabajo), pero hay muchos más casos que ejemplifican que no. Y no hablo de escritores desconocidos o de aquellos que se dieron por vencidos a la mitad del camino, si no de escritores famosos y reconocidos… en estos momentos, se me viene a la memoria la biografía de Frank Kafka, pero se que hay muchos más.

Entonces ¿Cual es el método para ser rico y famoso siendo escritor? Me pregunte, que es lo que me asegura que escribir de para pagar las cuentas.

Leyendo cosas por aquí y por allá, me di de bruces con la realidad. No existe un método seguro para convertirse en escritor rentable, solo existen dos cosas que tienen en común aquellos que viven de lo que escriben.

Primero, toda las ganancias de su oficio como escritor no vienen propiamente de los libros, sino de actividades relacionadas con sus escritos. Algunos ejemplos son los seminarios, cursos, artículos en revistas o diarios, entrevista, entre otras cosas.

Y segundo, la mayor parte de estos autores logran producir gran cantidad de material. Cuando esta terminando la promoción de un libro, el siguiente esta listo para ser lanzado; así los lectores tendrán la presencia del autor y su estilo, muy fresca en la memoria. De hecho, los autores que más me gustan tienen gran cantidad de material publicado, que con facilidad podrían llenar la estantería de una librería ellos solos.

Por otro lado, me pregunte también que salía más beneficioso, si buscar una editorial o hacer autopublicación. Si nos vamos a la cantidad de beneficios que puedes generar, te conviene la autopublicación, ya que al menos el 40% del valor del libro va a tus bolsillos. Pero eso también es un dato engañoso, ya que debes costear la corrección, la maquetación y la portada si no sabes hacerlo tu mismo; además de que debes incurrir en gastos para realizar el lanzamiento del libro. Todo lo dicho antes, es un trabajo que realiza la editorial cuando estas bajo su ala, pero solo te entrega el 10% de los beneficios de lo vendido.

En resumen, no hay un forma infalible para ganar lo suficiente para costear la vida y seguir escribiendo sin preocuparte de llegar a fin de mes. Como casi todo en este mundo, se debe probar con ensayo y error, para encontrar la forma que mejor se adapte a lo que quieres para tí.

Además llegue a la conclusión que debo escribir hasta que me de calambres en las manos, para así tener mucho material para publicar. Tengo tantas ideas que lanzar al menos diez libros no debería ser un problema. Eso si, todo paso a paso, para lograr entregar historias que valga la pena leer.

La pregunta: ¿Cual sería el mejor consejo que les han dado cuando hablan sobre como ganar dinero?

Nos leemos

Compromiso: lo que debes tener para perseverar en la vida.

Mediante la entrada sobre mi periplo como escritora novata ustedes han visto todos los pasos previos que tuve que seguir para comenzar a escribir mi historia, pero ahora me doy cuenta que no he mencionado una cosa y es de lo que quiero hablarles. Este es el paso más importante ANTES de empezar ha hacer cualquier cosa y tiene que ver tomarse en serio lo del oficio de escritor (y, en realidad se aplica cuando quieres tomarte en serio cualquier tipo de trabajo en realidad), el compromiso.
Cuando uno quiere escribir como forma de desarrollar tu habilidad de escritura y hacerlo tu oficio, o sea, que se transforme en algo más que un hobbie, debes estar por completo convencido de que quieres dedicarle un importante tiempo de tu vida en escribir.
Es más, si es posible, debes dedicarle al menos una hora al día solo al proceso de escribir —que a decir verdad es difícil, porque la vida misma te distrae—, y esa hora al día debe ser en un lugar tranquilo, libre de distracciones y tu familia debe estar informada a lo que te dedicas en esos momentos y por sobre todo tiene que saber que necesitas que te dejen en paz. ¿Difícil? si y mucho, pero con ayuda de tus más cercanos no es del todo imposible.
Para escribir una novela cuando eres un escritor que recién empieza, significa que el escribir es un compromiso contigo mismo, ya que nadie esta esperando que realmente saques una novela (aunque esta aseveración nos resulte un poco descorazonador) y el mercado de los escritores siempre esta sobrepoblado (para que mentir, el ser escritor no es algo que te de siempre para vivir), es algo que tú quieres hacer para sentirte bien contigo mismo o porque te gusta el simple hecho de contar historias o por que quieres que la gente te reconozca como escritor o porque te gustaría ganarte la vida escribiendo; hay muchas razones, el hecho es que tu mismo tienes que obligarte a sentarte frente a la hoja en blanco cuando no tienes nada de ganas de hacerlo, que es lo que pasa bastante seguido y se pone peor cuando tienes uno de esos temidos bloqueos de escritor, después de todo escribir no es un trabajo fácil.
Por otro lado, si eres alguien que ya ha sacado algún libro antes, el compromiso es con tus lectores (al igual que cuando escribes un Blog) que esperan con ansias algo nuevo (más si estas escribiendo alguna saga) y si no lo haces, buscaran a alguien más que llene el vacío, que de esos hay muchos.
Los dos tipos de compromisos son complicados, con el primero puede sentirte sin ninguna obligación de escribir si es que la historia te pone problemas y con el segundo, ya con un libro publicado pueden sentirse con el sentimiento de trabajo cumplido y decidir que hasta allí llega su carrera de escritor, o por otro lado, sentirse encasillado en la temática en la que te fue bien. ¿Como lidiar con ello? No tengo idea, por ahora con la poca experiencia que tengo solo puedo recomendar no dejarse vencer por la comodidad.
Pregunta del día: ¿En que tipo de situaciones te sientes comprometido?
Nos leemos.

La libertad de tener Scrivener

El proceso de escritura suele ser largo y engorroso, no solo por tener que crear sinopsis, esquemas, escaleta básicas y, además tener que buscar información; si no también por el hecho que tenemos que tener fichas de personajes —al menos de los principales y algunos secundarios—, sumado a que tenemos que saber de cuantos capítulos sera nuestra historia, cuales serán los escenarios más recurrentes y los objetos que se describirán en el trascurso de la trama. Y junto a eso, tenemos que pensar en el proceso de reescritura y las millones de sesiones de corrección a los que se debe exponer el escrito, para que este quede con una calidad suficiente como para que sea mostrado a los lectores.
Por esto, los procesadores de texto comunes y corrientes no nos sirven (debo decir que tampoco ayudan mucho cuando se tiene que crear una tesis o papers científicos, ya que para este tipo de documentos también se necesitan quemar muchas etapas), porque muchos de estos datos deben estar de fácil acceso para no estorbar en el momento de escribir y el tener que abrir millones de carpetas, no ayuda mucho en realidad.
Gracias al cielo, los desarrolladores de software pensaron en los escritores —y en todo aquel que debe enfrentarse a un texto demasiado largo o con demasiada información, como las tesis que mencione antes—, y han creado varias opciones para ayudarnos en el proceso. Uno de ellos es el que aparece en el titulo de este post: el Scrivener.

scrivener 1

Este programa es bastante completo, porque además de ser un procesador de texto, tiene un sistema de formato de carpeta, que ayuda a tener todo lo que necesitamos a dos clic de distancia.

Archivo Scrivener

Herramienta Archivo

Algunas de las ventajas de este programa, es que podemos cambiar el visor de formato esquema a panel de corcho; también para evitar distracciones a la hora de escribir, tenemos la opción de colocar el texto en pantalla completa y tiene, además, otra herramienta en la que puedes dividir la pantalla principal del programa en dos. Y todo esto son solo algunas de las funciones que el programa tiene.


Pero como nada es tan maravilloso, los contra que tiene es que se debe pagar U$40 por el programa (aunque tiene una versión de prueba de 30 días no consecutivos), que hay pocas guías de uso en español porque su formato no es el más intuitivo del mercado. Sumado al hecho que tiene algunas funciones menos en Windows que en Mac —lo que cambiaría con la nueva actualización que debería salir dentro de este año, para mayor información ir aquí—. Fuera de dicho antes, es muy buen programa que vale lo que cuesta.
Ahora se preguntaran el porque hable de este programa primero, siendo que hay millones de otros softwares; la verdad es que hay dos razones, la primera es que porque este programa me ha sido demasiado recomendado por un varios blog de buenos escritores y la segunda, es que use este programa (a veces pasa que no suele gustarme lo mismo que al resto, menos si tengo que pagar por ello) y resultó que sus pros superaban con creces a sus contras y como ya dije antes el pago resulto valer cada dolar invertido.
Podría pasarme horas hablando de las ventajas de este software, pero dado que dentro de poco saldra una nueva actualización, prefiero hacer una entrada con las nuevas opciones en cuanto lo tenga en mis manos. Esto es todo lo que puedo decir de este programa por ahora, cualquier consulta o comentario siempre son bienvenidos.
También conozco un programa gratuito del que hablaré en uno de los próximos post, para no agobiarlos.
Pregunta: ¿Cual es su programa favorito para realizar trabajos, informes y otros?
Nos leemos.