Stranger Things, cuando ser interesante no implica ser original.

Hace algún tiempo atrás leí un comentario sobre que muchos críticos tildaban a la serie de Netflix, Stranger Things como poco original y sosa.

Stranger Things

Verán, yo no he sido muy ortodoxa en la manera de mirar esta serie —vi desde la mitad hasta el final de la segunda temporada y luego el resto en orden—, pero de igual manera la encontré entretenida.

No me meteré en polémicas, así que solo daré mi opinión particular con respecto al tema de la originalidad, una de las cosas que más se repite en el mundo de la escritura.

He leído algunos personajes hace mucho años atrás, donde recalcaban la importancia de la originalidad en lo que escribes. Algún tiempo más tarde leí otros artículos donde decía que era imposible ser original ya que todo estaba escrito, luego he leído comentarios y textos donde hablan que hay esteriotipos que se repiten y que lo más importante es como lo trates el tema. Luego de eso, tenemos a Stranger Things.

Creo que a estas alturas nadie puede negar que esta serie esta lleno de referencias a las cultura de los juegos de rol, juegos de vídeo y al pop de la década de los 80. Además de ser una de las series más exitosas de lo últimos años, cuenta con algunos personajes de los más entrañables (siempre he creído que no había otra actriz que Winona Ryder para ser de la madre de Will, después de estar a punto de casarse con Beeteljuice y de enfrentarse a Alien, supongo que entenderán a lo que me refiero), por lo que, tienes asegurada la entretención por varios de sus capítulos.

stranger-things-netflix-will-schnapp-sadie-sink-millie-bobby-brown-ftr

Ahora, la temática de que un grupo de adolecentes que buscan a un amigo desaparecido y que deben enfrentarse a monstruos sin nombre, es una de las premisas más repetidas del cine de terror o suspenso en su defecto. Se suma al hecho que los personajes en la serie suele tener de base un estereotipo definido. Y aun así la serie no resulta aburrida ¿Porque?

Simple, a pesar de que el “plano principal” era algo que ya se había probado antes de añadieron tantos “aliños” novedosos e inesperados que le dieron otro “sabor” mucho más elaborado. Es como cuando te dicen que la cena es pollo y te encuentras con que además tiene una salsa de almendras. Todo un plato gourmet.

La mezcla bien hilvanada, meditada y justificada de cosas como monstruos del juego de rol de Calabozos y Dragones —lo que creo, llamó a la atención de buena parte de la comunidad rolera del mundo—, junto con el transfondo creado a través de sus relatos por Lovecraft y el contexto retro de los años ochenta, le da una credibilidad a su historia que muchos escritores (me incluyo) ya lo desearían en sus relatos y creo que en eso se basa la mayoría de su éxito.

Yo no aseguró que Stranger Things sea la mejor series de los últimos tiempos, pero si me parece interesante y entretenida de ver, además rescato todo el trabajo que hicieron los creadores detrás de escena para darle la mejor coherencia posible a su historia, cosa que habría que tratar de emular sobre todo cuando uno sigue este camino sinuoso que es el de avanzar en el oficio de escritor.

Pregunta del día: ¿Cual es su serie favorita de todos los tiempos? No es necesario que sea actual.

Mi serie favorita de todos los tiempos es Robotech, cada vez que la repiten me siento a verla, al menos la primera parte. Nota: Macross, que es la serie original (japonesa) la vi y también me gusta, pero Robotech fue la primera en mi corazón de fan.

Nos leemos